ESCORTS, UN VIEJO MUNDO

  • 23rd Febrero 2016
  • sexo

ESCORTS, UN VIEJO MUNDO

En el mundo en el que vivimos, las escorts siguen siendo objeto de tabús y prejuicios entre la gente de a pié. La actividad de la prostitución es algo que la mayoría de la población no llega a entender. Lo mismo pasa con los clientes que consumen sexo de pago. La gran mayoría de personas no entienden que un hombre necesite o simplemente quiera salir a pasarlo bien con una mujer a la que contrata los servicios sexuales. Pero lo que suele pasar es que el mismo consumidor de sexo de pago es el que comenta de manera negativa la actividad, haciendo en sí un ejercicio de hipocresía.

escorts bcn
Por eso, una puta no admite nunca como se gana la vida, únicamente lo hace con la gente de su mismo entorno laboral. Habitualmente también tienen que cargar con los habituales prejuicios que comentábamos, consume drogas, la explota una mafia, esta mal de la cabeza y muchas otra barbaridades que sentimos a diario. Pero más allá de la opinión de una mayoría ignorante, encontramos otra realidad. Una realidad donde las putas, las escorts y en general el mundo de la prostitución es el más antiguo de los oficios conocidos.
La realidad es que una escort no es simplemente una puta. Las escorts ocupan un lugar muy importante dentro de la sociedad. Muchas veces actúan como amigas y psicólogas, como si de paciente doctor se tratase. Hay muchos casos diferentes, tantos como tipos de clientes y tantos clientes como hombres. Puede sonar extraño pero muchos clientes no van solo a un club de escorts a “echar un polvo”.
TIPOS DE CLIENTES DE ESCORTS
El pastoso. Este tipo de clientes es seguramente el ideal para una prostituta que quiera aumentar sus ingresos rápidamente. En el perfil general de este tipo de clientes encontramos un hombre de media edad para arriba, generalmente un hombre de negocios. Suele contratar los servicios de escorts de lujo pero es posible que acuda también a clubs acompañado de colegas de negocios, socios, cenas de empresa, etc.
El niñato. Jóvenes que habitualmente no “pillan cacho” en la discoteca y que aprovechan sus ahorros o su primera paga para darse un gustazo e incluso perder la virginidad. Suelen ser chicos tímidos y con muy poca facilidad para el arte del flirteo. Otro perfil de cliente niñato es el fiestero que sale con los amigos, se coge una buena borrachera, estrecha el cerco a todas las chicas que puede en la disco pero no tiene suerte y acaba consultando google para acudir al puticlub más cercano.
El rarito. Los raritos son pues eso, raritos. Nunca sabes por donde te va a salir este tipo de clientes. De por sí, son personas con intereses e inquietudes un tanto extrañas. Capaces de pedir servicios propios de películas porno fetiche de los años 90. Suelen tener fantasías nuevas cada semana y suelen ser hombres introvertidos y reservados que en su momento de encuentro con la escort en cuestión da rienda suelta a su imaginación.
El anciano. Hombres jubilados de más de 70 años que gastan buena parte de su jubilación. Estos, son bastante educados y dan poco trabajo a las chicas. Muchos buscan más que otra cosa, compañía y algún que otro tocamiento pero nada extenso. Quizá sea por la edad pero la verdad es que son servicios o muy cortos o muy largos de duración. Los servicios largos de varias horas suelen ser más bien por compañía, conversación y poquita cosa más.
Aunque la mayoría de gente tiene una idea en la cabeza un tanto equivocada sobre las escorts, sobre los clientes y sobre el mundo de la prostitución en general, lo cierto es que sigue y seguirá existiendo el oficio más antiguo del mundo. Un oficio más normalizado de lo que la gente piensa y de lo que la gente piensa y comenta. Un mundo que da de comer a muchísima gente y aunque y como en todos los negocios, existen mafias que explotan el negocio, está comenzando a ser regularizado y respetado de una manera mucho más notable que antaño.
En definitiva seguiremos disfrutando de este oficio por muchos años más y poco a poco se irá reseteando la mentalidad de la gente e irá desapareciendo la hipocresía que existe en tantísimas personas.
Un saludo, amor y placer.

 

Otros artículos que te puede interesar

No Comments
 

Deja tu comentario